Modelo en plástico a escala 1:24, de Revell.

El Ferrari 275 GTB fue concebido más como un coche de sport que como un coche de carreras, pero pese a ello hubo quien lo utilizó para este fin con bastante éxito.

El importador de Ferrari en California siempre fue una especie de niño mimado de la fábrica, no solo por la cantidad de coches que se vendían en esta zona, sino por la gran actividad deportiva del importador.

Este coche fue una serie limitada que se fabricó a partir del modelo cerrado a petición del importador americano, como ya pasó con modelos como el 250 California.

La maqueta está muy bien realizada y el hecho de ser un descapotable hace que al aspecto final sea formidable.